jueves, 6 de junio de 2013

¡Pues eso, que me repito!

¿Un bizcocho adulto?


Tenía que hacer limpieza en la nevera: llega el calor y necesito espacio para la fruta, los zumos, las masas... en la nevera. Así que he tenido que vaciarla para decidir cómo reorganizarla. Y una de mis sorpresas ha sido ver varios botes con restos de mermeladas (todas caseras, eso sí) sin terminar... ocupando sitio, algo  más deshidratadas que cuando se abrieron, y pidiendo "guerra".

Y había al menos dos restos de mermelada de naranja amarga: una sencilla, que preparo habitualmente y otra al whisky, que me había regalado un amigo -preparada en su casa por una hermana-. Primero me acordé del bizcocho de mermelada, una receta irlandesa que sale estupenda... Es una receta tradicional,  con levadura de repostería, tipo Royal. Pero lo había hecho hace poco en su versión original y no quería repetirla.

Decidí, en cambio, continuar con mi exploración del bizcocho de masa madre, añadiendo a la versión de chocolate y a la de limón, una versión de naranja.

En el último momento decidí trocear una tableta de chocolate negro a la naranja que también rondaba por la nevera y añadir a modo de tropezones a la masa para darle un toque más sofisticado, aunque fue poca cantidad y apenas se aprecia. 

Y, una vez más, esta maravillosa base de bizcocho de masa madre ha superado la prueba y nos ha reconfortado con una merienda sublime. Eso sí, mi costilla dice que es un bizocho de adultos: un sabor intenso a naranja, no excesivamente dulce y con un retrogusto ligeramente amargo... como si llevara un toque de Cointreau (o del más castizo Licor 43).

El método de elaboración es el mismo del bizcocho de masa madre original, aunque al incorporar la mermelada y una buena cantidad de zumo de naranja natural hubo que rectificar -ensayo/error, es el método- las cantidades de harina en la receta. Finalmente, parece haber quedado bien equilibrada la receta. En esta ocasión he utilizado una harina de fuerza ecológica: absorbe algo más de líquido que una harina de supermercado o una harina panadera, pero no tanto como una harina de fuerza no ecológica. Si se cambia la harina, debe tenerse en cuenta para aumentar ligeramente la cantidad de harina si fuera necesario (en caso de recurrir a harina de supermercado o panadera).

Como el resultado final era de dos kilos de masa aproximadamente, hice una plancha grande de bizcocho de 30x26 cms. y un molde de cake pequeño de 20x10 cms. Este último ha viajado a tierras más frías, para hacer presentes recuerdos pasados.


Ingredientes
Prefermento
250 gr. MM (blanca al 100% de hidratación)
250 gr. harina de fuerza eco Roca Fariners
250 gr. leche
Masa
Todo el prefermento
300 gr. azúcar
200 gr. aceite de girasol
3 huevos grandes
165 gr. de mermelada de naranja amarga
125 ml. de zumo de naranja natural
corteza rallada de una naranja
250 gr. harina de fuerza eco Roca Fariners
3 gr. sal
1 cucharadita levadura en polvo de repostería
1/2 cucharadita bicarbonato sódico
50-75 gr, chocolate negro troceado (opcional)

Método de elaboración
En un cuenco, pesar la MM y alimentarla con la leche y la harina. Mezclar bien y dejar fermentar hasta que la masa madre esté en su punto álgido (de tres a cuatro horas a unos 24º) si la masa está bien activa.

Cuando esté lista la masa madre, se puede comenzar con la preparación de la masa principal. Para ello, en un cuenco pesamos el azúcar y el aceite y lo mezclamos con la batidora. Quedará granulos, pues el azúcar no se disuelve en el aceite.

Añadir los huevos uno a uno, batiendo bien cada vez que se adiciona un huevo. Con el segundo la textura irá
haciéndose más cremosa, según se disuelve el azúcar en el agua de los huevos.

Tras el tercer huevo, añadir la mermelada. 


Después, añadir el zumo y la corteza de naranja rallada. Mezclar bien con la batidora.


Añadir la harina con la sal, la levadura en polvo y el bicarbonato. Volcar en el cuenco que contiene la masa madre alimentada y mezclar ambas masas, hasta que queden perfectamente integradas.

Añadir los tropezones de chocolate si se desean.

Forrar un molde rectangular de 30x26 cms. con papel de hornear y un molde de plum cake pequeño (20x10cms).





Verter la masa en ambos moldes (el pequeño no se debe rellenar más de dos tercios de su capacidad). Cubrir con film transparente (evitando que el film toque el contenido de los moldes. Dejar fermentar entre 90 y 120 minutos (una hora y media a dos horas) a temperatura ambiente.

Media hora antes de terminar esa fermentación, calentar el horno a 190º.

Hornear a 190º durante 40 minutos, hasta que pase la prueba del palillo (pinchando con un palillo en el centro del pastel, este sale limpio). Al sacar, dejar reposar cinco minutos y desmoldar (con el papel) sobre una rejilla para que se enfríe. Tendrá un color dorado tan bonito ...


Se puede trocear en porciones y congelar, aunque gracias a la masa madre aguanta jugoso y tierno casi una semana completa.


Otro gran bizcocho para la colección de recetas básicas...
¡Qué maravilla haber descubierto aquella original

17 comentarios:

  1. Alucinante. Tengo el de chocolate preparándose y reposando para hoy. Eres una máquina!!!

    Gracias por tus recetas.

    ResponderEliminar
  2. Que bien¡ Esta misma mañana empecé a alimentar mi MM, es la segunda vez que voy a hacer el bizcocho y porbaré tu receta. El primero lo hice en el molde de rosca de silicona y se me quemo un poco por abajo, esta vez lo voy a hacer como tu indicas. Gracias. PD: en mi casa nada dura una semana.

    ResponderEliminar
  3. wow !! este tengo que hacerlo!...quiero esa meriendaaaa se ve exquisito!

    ResponderEliminar
  4. ¡Espectacular!.
    Son Bizcochos de lujo, no al alcance de todos.
    A mí me sigue costando encontrar la proporción de líquido y harina. Por eso, a veces, después de salir del horno, baja, y pierde esponjosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar... eso significa que la harina que usas absorbe menos líguido (o los huevos son más grandes... o ...). Se corrige añadiendo algo más de harina.Prueba con 25 gr. de harina. A la vez siguiente si hace falta añades otros 25 más. Así hasta que le cojas la consistencia: el bizcocho no debe bajarse y debe seguir estando esponjoso y jugoso.

      Eliminar
  5. Alucino con este bizcocho. Lo apuntaré en la laaaaaarga lista de caprichos dulces.
    Acabo de sacar de mi horno uno de chocolate y el olor que tengo en toda la casa es espectacular. Cerraré todas las ventanas para que el olor dure mucho tiempo.
    Gracias mil por esta joya.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Circe, creo que despues de haber preparado tu bizcocho de limón por primera vez, no voy a dudar un segundo en preparar este . Vaya pinta, me encanta.
    Besos y gracias por compartir estas recetas tan fantásticas.

    ResponderEliminar
  7. Seguí tu recetas con variaciones... muy rica..

    ResponderEliminar
  8. ¡Y qué maravilla para mí haber descubierto esta receta!! Sólo al leer la receta, se ve que es de esas recetas hechas con mimo, de esas que saben a "bien hecho" y la foto de la miga lo corrobora. Me quedo con la receta, que soy muy "bizcochera" y también me quedo por "aquí".

    Un saludo,
    Marta ("Sweet & Home la Vida es Dulce")

    ResponderEliminar
  9. Hoy ando metida en este bizcocho. En casa nuestra mermelada preferida es la de naranja amarga , así que este bizcocho seguro que nos gustará. Ya sabes yo ando con mis mezclas de harinas raras pero es lo que hay.
    Me sorprende que en éste dejas tiempo de fermentación después de volcar la masa en los moldes y en el de chocolate y limón no. ¿A que es debido?
    Gracias de nuevo con tus recetas y conocimientos que a mi siempre me ayudan mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente a todos les dejo una fermentación, no muy larga, antes de hornearlos. En principio lo hago si pongo harina "nueva" junto al azúcar, huevos, etc... harina que no está fermentada.
      Pero en general todos los bizcochos de MM (chocolate, limón y naranja) pueden dejarse fermentar un rato de nuevo antes de ir al horno.

      Eliminar
    2. Gracias, sabía que debía tener una explicación lógica que yo no sabía encontrar.

      He de comentarte que lo hice ayer.
      Aunque mi mezcla de harinas ha sido espelta int. + arroz int. + almidón de tapioca (cosas del destino, jajaja) y de que lo horneé después de un pan sg y me había bajado demasiado la temperatura y que me costó muuuucho tiempo hornearlo,..... de sabor está buenísimo. Tengo que mejorarlo. Seguro que si su Tª hubiera sido correcta se hubiera esponjado mas (aunque sé que trabajo con parte de harinas sg).
      Pero vamos que se repetirá seguro que está buenísimo.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Lo digo yo, lo dice mi familia, lo dicen mis vecinos. Este bizcocho está que se sale. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  11. Madre!!! Que pinta y elaboracion!!! En caso que la MM fuera de centeno, el prefermento seria 125 gr de los ingredientes?? O igual que en la receta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo haces con centeno lo que tienes que tener en cuenta es que el centeno absorbe más líquido si es integral, en particular. Sin probarlo yo, no te puedo decir qué cantidad de harina y qué cantidad de líquido llevaría si usas centeno en lugar de trigo. En un bizcocho la densidad de la masa es clave para que suba bien sin que quede pesado.

      Tendrás que experimentar.

      Eliminar

Muchas gracias por tu contribución. Tu mensaje será publicado en breve, siempre que sea respetuoso con los demás y su contenido sea pertinente y relativo a la entrada.